Las máquinas recubridoras, o también llamadas coverlocks, son unas máquinas que te ayudarán en tus trabajos de costura, pues con ellas podrás realizar puntadas recubiertas, es decir, pespuntes rectos por el derecho del tejido y un prolijo remallado que sujetará la tela por el revés.

Además de las máquinas recubridoras individuales existe también la posibilidad de transformar una remalladora de última generación en una recubridora con solo colocar en la primera un accesorio especialmente diseñado para ello.

Algunos modelos de recubridoras, además de hacer pespuntes rectos hacen el punto de cadeneta sumamente delicada; ideal para decorar cualquier prenda con la ventaja de que la recubridora permite coser en cualquier parte del tejido mientras que la remalladora solo trabaja en el borde de la tela haciendo la terminación.

Una máquina recubridora posee un extensor que se utiliza para recubrir la parte superior de la puntada, además de un rodillo que cumple la función de arrastrar el tejido de manera uniforme y sostener el hilo tras finalizar la costura.

Si además la máquina recubridora viene con un mecanismo inferior denominado como “tomador de lazada” este complemento sirve para hacer la puntada de cadeneta.


Las recubridoras, tus mejores aliadas

Mostrando el único resultado